Atrás quedaron los estilos gótico, románico, renacentista y colonial para la construcción de las iglesias. Hoy, estos espacios no solo siguen siendo concebidos para la devoción de los feligreses. El valor estético de las construcciones religiosas experimenta con nuevas posibilidades y estilos arquitectónicos y así Latinoamérica se luce con la belleza singular de sus iglesias modernas y va mucho más allá de las destrezas artesanales del pasado.

1- Catedral Metropolitana Nuestra Señora Aparecida. Brasil:

Camilo Ibrahim Issa - 3 iglesias modernas latinoaméricanas con arquitecturas bellas

Conocida como la catedral de Brasilia, fue diseñada por Oscar Niemeyer y fue el primer monumento en ser creado en Brasilia. Concluida en mayo de 1970, destaca por su estructura hiperboloide de revolución que representan dos manos moviéndose hacia el cielo, su techo de vidrio y el empleo del hormigón, así como las figuras suspendidas en cables de acero en el interior.

2- Capilla abierta La gratitud. México:

Camilo Ibrahim Issa - 3 iglesias modernas latinoaméricanas con arquitecturas bellas

El punto de encuentro de peregrinos instalado en el paisaje árido de la Ruta del peregrino de Jalisco es una creación de Tatiana Bilbao, arquitecta ganadora del Premio Global de Arquitectura Sostenible 2014. Un concepto abierto de bloques de hormigón contenedores de luz que no cierran el espacio, pues se trata de una intervención integrada en el paisaje y sostenible. La obra abarca una superficie de 160 m2.

3- Basílica Menor Santuario Nacional de Nuestra Señora de Coromoto. Venezuela:

Camilo Ibrahim Issa - 3 iglesias modernas latinoaméricanas con arquitecturas bellas

Se encuentra a 25 km de Guanare y es una obra de Juan Capdevilla Elías y Erasmo Calvani inaugurada en 1996. Un poco más pequeña que la Basílica de San Pedro en la Ciudad del Vaticano, destaca por sus dimensiones monumentales: en su interior puede albergar a 2.500 personas y en su plaza a más de 50.000. Otro rasgo arquitectónico relevante es la integración de la construcción con el entorno, pues desde el mirador pueden contemplarse la cordillera de Los Andes y Guanare. Las lagunas-espejo artificiales son otros elementos que dan belleza al lugar.