Zaha Hadid fue una de las arquitectas que más aportes realizó a la arquitectura moderna. Sus creaciones, conocimientos y esfuerzo la convirtieron en la primera mujer en lograr el premio Pritzker. Pero quizás lo más relevante han sido sus frases que, producto de reflexiones, hoy son lecciones de arquitectura… Y para las mujeres que se desempeñan en el oficio.

Para inspirar, enfocar e iniciar los proyectos:

“Lo esencial es tener el coraje de arriesgar y desarrollar nuevas ideas”.

“Más que un estilo, lo mío es intentar estar siempre en la frontera de la innovación”.

“Es muy difícil tener ideas. Cuando llegan se ha de luchar por ellas”.

Para mantener el foco (en los proyectos, visiones y sueños):

«Quiero hacer edificios que produzcan un nuevo tipo de paisaje, que fluyan junto a las ciudades contemporáneas y las vidas de sus habitantes».

“Realmente creo que el concepto de futuro”.

“No creo que la arquitectura trate sólo acerca de un refugio. Es acerca de un recinto muy simple. Debe ser capaz de excitarte, de calmarte, de hacerte pensar”.

Para mantenerse en el oficio:

“¿Mi peor momento? Toda la lucha por ser aceptada y convencer a otros de que mi trabajo era algo serio y viable. Pero yo me mantenía fuerte, no perdía mi entusiasmo y no dejé de investigar”.

“Creo que los no que vas recibiendo te hacen más perseverante. Yo podría haber tirado la toalla, pero no lo hice porque sabía que había mucho por desenterrar, por descubrir. Interpreté cada no como un sigue adelante, un desafío”.

“Ser mujer, inmigrante, árabe, autosuficiente y dibujar extraño no me ha facilitado las cosas. Pero me ha permitido ser”.

Para enorgullecerse de ser mujer y arquitecta:

“Sí, soy feminista porque veo a todas las mujeres inteligentes, talentosas y duras. Creo en la habilidad femenina; y en el poder y la independencia femenina. No solía gustarme que me denominaran como mujer arquitecta. Lo importante es que soy arquitecta, el ser mujer es una información secundaria. Pero quizá eso haya ayudado a otras mujeres, inspirando a que escojan una profesión y hacer algo al respecto, especialmente en un campo considerado no apto para mujeres».