Árbol para vivir: obra ecológica de Fruto Vivas

Cuando se deja un legado es para que otros aprendan de él y busquen imitarlo para hacer del mundo un lugar mejor para vivir, esto fue lo que lo que dejó el arquitecto venezolano José Fructoso Vivas, mejor conocido como Fruto Vivas. El Árbol para vivir es una sus obras que se pueden encontrar a lo largo del país; es una construcción que reta a la gravedad y, como punto extra, se integra armoniosamente con la naturaleza, lo que le permitió ser merecedor de reconocimientos nacionales e internacionales.

Una obra natural

El Árbol para vivir es una propuesta de vivienda multifamiliar ubicada en el estado Anzoátegui, específicamente en la ciudad de Lechería, la cual fue edificada en el año 1993 y consta de bloques horizontales de tres pisos y un corredor intermedio que se cruzan entre sí a distintas alturas, lo que da la impresión de estar flotando sobre columnas laminares y huecas. Este edificio multifamiliar rompe con lo establecido en cuanto a los esquemas de cómo deben ser las edificaciones en Venezuela, pues, es un diseño atrevido y original.

Gracias a la experiencia obtenida en La Habana, Cuba, donde diseñó casas prefabricadas y seguras, Vivas retornó a Venezuela con ideas sobre una arquitectura popular, pero un poco más natural, por lo cual, se inclinó a edificar estructuras de usos múltiples que sean simples y a bajo costo. En otras palabras, una construcción que esté al alcance de todas las personas principalmente aquellas de bajos recursos que no pueden optar por una casa digna.

Camilo Ibrahim Issa - Árbol para vivir: obra ecológica de Fruto Vivas

Características del Árbol para vivir

  • Tiene una forma de cubo modular

El Árbol para vivir tiene una forma de cubo modular ya que es una estructura metálica que posee columnas portantes que soportan y, a su vez, transfieren las cargas de cada uno de los pisos hacia la cimentación. Cuando estos pilares se unen generan esta forma tan singular que tiene esta edificación que da como resultado seis tipos de apartamentos diferentes.

  • Está conformada por volúmenes horizontales

A diferencia de otras edificaciones, el Árbol para vivir es una obra conformada por volúmenes horizontales que comprenden tres pisos, los cuales se atraviesan entre sí para dar el aspecto de flotar sobre el paisaje que lo rodea. En el medio se encuentra una torre de circulación vertical que permite el acceso a los distintos bloques donde están los apartamentos. 

  • Cuenta con un diseño bioclimático

Debido a su diseño, este inmueble cuenta con una ventilación cruzada que hace que el aire proveniente del mar mantenga todos los espacios de cada apartamento agradables y confortables sobre todo durante la época de verano.

  • Tiene un paisaje único

El Árbol para vivir tiene áreas verdes con una enorme belleza y un paisaje único que, aunado a la brisa de la zona y al agradable sonido de las olas del mar, hacen que vivir en este lugar sean unas eternas vacaciones, pues, brinda un ambiente relajado y tranquilo.

  • Apoyos estructurales laminares

Esta edificación cuenta con dispositivos laminares de 13 metros de altura los cuales limitan los movimientos de la estructura y, a la vez, permiten la transmisión de los esfuerzos, logrando así una obra muy segura donde las personas están totalmente protegidas.

  • Posee retranqueos en la fachada

La fachada de esta edificación está diseñada de tal manera que tenga una distancia de separación entre el edificio de la alineación de cada parcela, esto hace que el sol no incida de manera directa sobre la estructura y sobrecaliente cada espacio de las viviendas.

El Árbol para vivir es, sin duda alguna, una edificación que permite cohabitar con la naturaleza sin dañarla y aprovechar todos los recursos que ella brinda y, además, nace de la preocupación de optimizar y ahorrar los materiales.